La zona costera, desde ahora, es considera un sitio importante en América para la conservación de las aves playeras, muchas de estas especies vuelan miles de kilómetros desde el hemisferio norte, y llegan hasta este hábitat específico, catalogado como un sitio prioritario.
 
En una actividad encabezada por la Seremi del Medio Ambiente de la Región del Maule, Daniela de La Jara, junto al alcalde de Licantén, Marcelo Fernández, el alcalde de Curepto, René Concha y representantes de las ONGs Manomet, y la Red de Observadores de Aves y Vida Silvestre de Chile (ROC), entre otras instituciones públicas y privadas, dieron a conocer que, desde la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras (RHRAP), fue declarada el área costera de Mataquito-Huenchullamí como “Sitio de Importancia Regional”.
 
La RHRAP es una estratégica de conservación internacional que tiene como misión contribuir a la conservación las aves playeras y sus hábitats mediante el resguardo de una red de sitios importantes y claves en América. Con la inclusión de Mataquito-
Huenchullamí, la red suma 121 sitios en 20 países y 10 de estas áreas están ubicadas en Chile.
 
Cabe destacar que, en este caso particular, se otorgó el reconocimiento internacional, al área del Mataquito-Huenchullamí, por su importancia para la conservación del Pilpilén común.
 
En la ocasión, la representante del Ministerio del Medio Ambiente en la región del Maule, sostuvo que “nos encontramos en un contexto global complejo donde estamos atravesando una pérdida importante de especies a nivel mundial, nacional y regional, ya hemos visto datos que el proceso reproductivo de especies de avifauna ha declinado peligrosamente y de manera alarmante a lo largo de los años, es por esto que la Estrategia Nacional de Conservación de Aves pone en valor la necesidad de conservar las aves y en lo concreto este reconocimiento internacional de la Red Hemisférica es un eslabón más y relevante para poder concretar la estrategia de manera efectiva en este territorio para robustecer la conservación de la vida silvestre y de las aves”, declaró la seremi Daniela de La Jara.
 
Municipios y conservación
 
Por su parte, el alcalde de Licantén, destacó que “es una muy buena noticia para lo que se viene desarrollando desde hace un tiempo, con un trabajo con la Seremi de Medio Ambiente, con el colega alcalde de la comuna de Curepto y los colabores que están relacionándose con las organizaciones privadas y la comunidad, para nosotros es fundamental que se sumen estos reconocimientos a una zona que, sin lugar a duda, es estratégica para la reproducción de las aves, pero que también es un espacio para demostrar que trabajando en conjunto se puede cuidar estos espacios”, afirmó Marcelo Fernández.
 
En tanto, René Concha, “se reconoce un sitio que abarca dos comunas y donde para nosotros la importancia es la preservación de las especies, y también con una actividad a largo plazo sustentable como es el turismo en base al avistamiento de aves”, declaró el alcalde de Curepto.
 
Sitio prioritario
 
Cabe destacar que este sitio clave en la región del Maule y para América, tiene una extensión de 846 hectáreas, posee dos grandes desembocaduras de ríos, una playa de arena de alrededor de 15 kilómetros de largo, un campo dunar (conjunto de dunas), que conectan estos dos cuerpos de agua. Además, esta zona se destaca por un complejo de humedales como son el Santuario de la Naturaleza Humedales Costeros de Putú y Huenchullamí; la laguna Junquillar y la desembocadura del río Maule.
 
Este reconocimiento internacional fue posible gracias a un trabajo técnico desde organizaciones no gubernamentales. En este contexto, Diego Luna, especialista de Manomet, indicó que “las aves playeras están declinando en la Ruta del Pacífico de las Américas, por lo que debemos redoblar esfuerzos para resguardar los hábitats necesarios para que las aves puedan cumplir sus ciclos de vida. El caso del Pilpilén es emblemático en las costas de Chile, experimentando un éxito reproductivo estimado de no más del 10% debido a las amenazas y disturbios que ocurren en las playas”.
 
Para finalizar, Franco Villalobos, de la Red de Observadores y Aves y Vida Silvestre de Chile (ROC), expresó que “Mataquito-Huenchullamí es un sitio importante de reproducción e invernada para el Pilpilén común. De acuerdo a los censos que hemos venido desarrollando, el sitio ha llegado a albergar al menos el 1,7% de su población biogeográfica en la última década y se estima que alberga al menos el 1,4% en la actualidad”.