El condenado, aprovechando su posición de padrastro sobre la menor, la violó y abusó de ella durante 7 años en la comuna de Longaví.

Una dura condena fue la que consiguió la Fiscalía Local de Linares en contra de P.A.F.G., quien violó y abusó sexualmente en reiteradas ocasiones a su hijastra por el intervalo de 7 años. El condenado contrajo matrimonio con su pareja en el año 2012, ambos domiciliados en la comuna de Longaví. Transcurridos 3 años, comenzaron los ataques del sujeto hacia la menor, tanto en la casa en la que habitaban, como en el lugar de trabajo de este.

“Se desarrolló audiencia de juicio oral por los hechos que afectaron a una niña desde los 9 a 16 años de edad, donde la fiscalía logró acreditar los delitos de violación a menor de 14 años, violación de persona mayor de 14 años y abusos sexuales reiterados, en perjuicio de la misma víctima por parte de su padrastro. Lo interesante del juicio en definitiva es que se lograron acreditar distintos hechos ocurridos en el tiempo, sin establecerse las fechas específicas de cada uno por la imposibilidad que eso conlleva para niños poder determinar cuándo ocurren de manera reiterada. El tribunal estima acreditados los hechos, condenando al imputado a una pena única de 18 años de presidio mayor en su grado máximo, pena que nos tiene bastante satisfechos donde se contó con pruebas suficientes para acreditarlos y donde fue muy importante la propia declaración de la afectada en el juicio y de sus familiares”, manifestó Mónica Cánepa, fiscal especialista en delitos sexuales.

El tribunal acogió la agravante en torno a que la menor estaba a cargo y el cuidado del sentenciado.
Para acreditar los hechos cometidos por el imputado, el ente persecutor presentó 34 medios de prueba: testimoniales, periciales, documentales, materiales, entre otros.