La llamada bancada por las 40 horas inició una campaña para reactivar el debate legislativo del proyecto que busca reducir la jornada laboral y que pronto cumplirá dos años estancado en el Congreso.

En ese contexto, un grupo de diputados de oposición y trabajadores se reunieron afuera del Congreso Nacional para presionar la tramitación de la iniciativa que duerme en el Senado, mientras que comenzaron a recolectar firmas para exigir a los parlamentarios la rápida revisión de la idea legislativa.

“No pueden seguir aplastando a los trabajadores”

La diputada Camila Vallejo (PC), impulsora de la propuesta, señaló: “Para aquellos que quieren crecimiento económico y productividad, no pueden seguir aplastando a los trabajadores y trabajadoras“.

“Necesitamos un nuevo trato para con los trabajadores y trabajadoras del país, y eso implica avanzar en las 40 horas”, agregó.

El proyecto

La iniciativa que aún no se pone en tabla, busca disminuir el horario laboral de 45 a 40 horas semanales, sin significar una rebaja en los sueldos de los trabajadores. 

Además, otorga facultades a la Inspección del Trabajo del territorio respectivo, para calificar las jornadas especiales respecto de las cuales no se aplicará la jornada de 40 horas.

Durante su tramitación se aprobó una indicación que viene a precisar la norma definida en el artículo 28 del Código del Trabajo que establece que el máximo semanal no podrá distribuirse en más de seis ni en menos de cinco días.

¿Qué dicen los expertos?

Benjamín Villena, economista y académico de la Universidad Diego Portales, afirmó que: “Se puede hacer, pero las consecuencias de eso podrían ser negativas en el mercado laboral”.

“El problema es que los empleos van a producir menos y eso lamentablemente se puede traducir en que los salarios en un futuro serán más bajos“, advirtió.

¿Qué dice el Gobierno?

Desde el Ejecutivo no se cierran a analizar esta iniciativa, siempre y cuando sea gradual y favorezca la productividad.

“Tiene que ir de la mano del aumento de la productividad del país, porque una rebaja de jornada, con baja productividad, sin duda que es algo que produciría un efecto negativo más que las bondades que tiene una jornada. Bajo esas condiciones estamos disponibles a dialogar sobre un punto tan importante como ese”, sostuvo el ministro del Trabajo, Patricio Melero.

Tramitación en el Congreso

Fue el 29 de enero de 2020 cuando el proyecto registró su última actividad en el Congreso. La iniciativa de parlamentarios del Partido Comunista, liderados por Camila Vallejo, se encuentra en su segundo trámite constitucional en la Comisión de Trabajo del Senado.

Esto tras más de dos años de trámite (fue ingresado el 8 de marzo de 2017) luego que la Cámara de Diputados lo despachara el 7 de noviembre de 2019. El punto central del proyecto, es decir, el artículo que establece las 40 horas de trabajo a la semana, fue aprobado por 86 votos a favor, 33 en contra y 31 abstenciones.