El Zoológico de Amberes en Bélgica le tiene prohibida la entrada a una mujer que forjó una “relación cercana” con un chimpancé al interior de aquel recinto, hecho que generó ciertos inconvenientes con el animal.

Se trata de Adie Timmermans, quien visitó recurrentemente al primate macho durante cuatro años, hasta que los funcionarios del lugar decidieron que ya no podía permanecer en contacto con él debido a que otros simios lo excluyeron de su grupo.

“Amo a ese animal y él me ama a mí”

La noticia no le agradó para nada a Adie, quien se negó firmemente a esta prohibición: “Amo a ese animal y él me ama a mí. No tengo nada más. ¿Por qué me quieren quitar eso?“, expresó.

En esta línea, la mujer aseguró que la medida era injusta a su parecer, ya que solo se le aplicó a ella, mientras que otros visitantes pueden seguir viendo a “Chita”, el chimpancé, sin ninguna restricción, consigna Daily Mail.

Problemas para el primate

Asimismo, la sancionada cree firmemente que el animal la ama, pero los trabajadores del zoológico afirman que esto ha perjudicado al primate.

“Cuando ‘Chita’ está constantemente rodeada de visitantes, los otros animales lo ignoran y no lo consideran parte del grupo”, explicó Sarah Lafaut, una trabajadora del recinto.

De acuerdo a lo anterior, la profesional indicó que “luego se sienta solo fuera del horario de visita. Un animal que está demasiado centrado en las personas es menos respetado por sus compañeros y queremos que ‘Chita’ sea un chimpancé tanto como sea posible”.

Cabe mencionar que pese a la restricción que se le impuso a la mujer, existe el temor de que el chimpancé nunca pueda integrarse de manera correcta con otros animales de su misma especie.