El joven confirmó que “mi compañera entró a hacer el aseo como normalmente”.

Nuevos antecedentes se dan a conocer tras la muerte de Catalina Torres, joven de 21 años que falleció tras ser atacada por un tigre en el Parque Safari de Rancagua.

De acuerdo a los primeros antecedentes, la trabajadora debía realizar laborales de limpieza en uno de los portones, sin embargo -por razones desconocidas- abrió un candado. Así al menos lo detalló Antonio Rojas, gerente de administración y finanzas del recinto.

Consultado sobre la situación, un de los compañeros de la víctima contó que «ella fue mandada a esa tarea y no se le avisó que estaba la cerca abierta del tigre. Entró mi compañera y ocurrió el ataque».

«Es una negligencia», afirmó, según consignó T13.

«A ella no se le avisó que el tigre estaba suelto y mi compañera entró a hacer el aseo como normalmente. Ese fue el problema», insistió.

Investigación

El jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI de Rancagua, subprefecto Ivan Laregla, contó que «los primeros antecedentes dan cuenta que ella junto a dos de sus colegas se encontraban efectuando labores de limpieza de los rieles de los portones de acceso a los felinos».

«Por circunstancias que se investigan, uno de los tigres se encontraba suelto y ataca a esta persona», aclaró.