El Ministerio de Salud israelí anunció que la inmunización de los niños se hará efectiva desde el 1 de agosto.

Los niños de entre 5 y 11 años susceptibles de sufrir complicaciones graves ligadas al COVID-19 podrán ser vacunados a partir del 1 de agosto en Israel, indicaron responsables sanitarios este miércoles.

En un documento publicado el martes, el Ministerio israelí de Salud aprobó que los niños de 5 a 11 años que presenten “riesgos importantes de enfermedades graves o de deceso a raíz de una infección al nuevo coronavirus” puedan vacunarse.

Se trata de una autorización especial y cada vacunación será estudiada caso por caso”, indicó el miércoles un portavoz del ministerio a la AFP. “Esta autorización será efectiva a partir del 1 de agosto”, añadió.

 

“De momento, no se recomienda la vacunación de [todos los] niños de 5 a 11 años“, matizó no obstante el ministerio, subrayando que solo se podrá administrar el inmunizante a los infantes más vulnerables.

Según la directiva del ministerio, los menores con enfermedades pulmonares crónicas gravesinmunodepresión severa, trastornos del desarrollo neurológicodrepanocitosisinsuficiencia cardíacahipertensión pulmonar obesidad importante podrán ser vacunados con una dosis de 0,1 ml de la vacuna Pfizer, es decir, tres veces menor a la dosis estándar.

Cerca de un 55% de la población israelí recibió las dos dosis de la vacuna gracias a una amplia campaña iniciada a finales de diciembre, e impulsada por un acuerdo con el gigante farmacéutico Pfizer.

El laboratorio entregó al país, de 9,3 millones de habitantes, millones de dosis a cambio de datos sobre los efectos da la vacunación.

A principios de junio, las autoridades extendieron la vacunación a jóvenes de 12 a 16 años.