Las jugadoras optaron por utilizar short, desafiando la normativa del bikini obligatorio. Aseguran que las amenazaron con ser descalificadas.

Una polémica situación se registró en el Campeonato Europeo de balonmano playa, donde la selección femenina de Noruega desafió las normas y optó por no utilizar bikini obligatorio en el partido por el bronce, que ganó España.

La Federación Europea de Balonmano establece que “las jugadoras deben llevar bikinis inferiores con talla ajustada y corte en ángulo ascendente hacia la parte superior de la pierna. El lado ancho debe ser de un máximo de 10 centímetros”. En el vóleibol playa la norma reduce la tela aún más, a sólo 6 centímetros.

La Federación de Noruega estuvo protestando por esta situación desde principios de año, pidiendo la eliminación de esta norma para que los shorts pudieran superar los 10 centímetros que deben medir según el reglamento.

Destacar que en el caso de los hombres la exigencia es “camisetas sin mangas y ajustadas”, mientras que en la parte inferior “pantalones cortos”, siempre que no sean muy holgados. El reglamento añade que “pueden ser más largos, pero deben quedar 10 centímetros por encima de la rótula”.

Frente a esto, las jugadoras reclaman que la norma es sexista y que, además, las hace sentir incómodas, por lo que pidieron poder jugar con shorts que las cubra más que el bikini.

 

Varios países, entre ellos Suecia, se sumaron a la iniciativa, aunque la presión no sirvió de mucho. “Primero nos dijeron que recibiríamos una multa de 50 euros por persona y partido, lo que supondría una sanción de 5.000 euros. Y respondimos que de acuerdo”, afirmó la capitana Katinka Haltvik a la cadena noruega NRK.

Sin embargo, antes del comienzo del primer partido la organización endureció la sanción, amenazando con descalificarlas.

“Nos dijeron que la cantidad podría aumentar en cada partido y nos amenazaron con otras penalizaciones sin especificar. Justo antes del primer partido nos advirtieron de que seríamos descalificadas, así que nos vimos forzadas a jugar con bikini”, añadió Haltvik.

Ante la negativa, Noruega acató la norma hasta semifinales, donde cayó eliminada frente a Dinamarca. En el partido por el tercer lugar decidieron usar short y, además, enviarán una carta de protesta a la Federación Europea, con el apoyo de Suecia, Dinamarca y Francia.