Álvaro y Sergio Aguilar fueron formalizados por diferentes delitos, entre ellos maltrato animal y deberán permanecer en el centro penitenciario de Linares durante los 3 meses que durará la investigación.

En más de tres horas de audiencia de formalización realizada este sábado 3 de julio, el Tribunal de Garantía de Talca decidió enviar a prisión preventiva a los hermanos Álvaro Alonso Aguilar Osores y Sergio Arcángel Aguilar Osores, quienes se hacían pasar por médicos veterinarios ocasionando incluso la muerte de numerosas mascotas en la ciudad.

Los delitos por los que se formalizó a los imputados que hace varios meses estaban siendo investigados, son falsificación de instrumento público, maltrato animal, ejercicio ilegal de la profesión y tráfico de drogas debido a los medicamentos que utilizaban sin la debida autorización.

Al respecto, la fiscal Loreto Escobar dijo que ambos imputados representaban un peligro para la seguridad de la sociedad, considerando el número de ilícitos por los que habían sido formalizados.

“Ellos han afectado la paz y la seguridad de la comunidad que en su momento confió en ellos para entregarles a sus animales enfermos para ser ayudados. Por la cantidad de antecedentes es que consideramos que su libertad es un peligro para seguridad de la sociedad”, puntualizó.

Por su parte la representante de la Municipalidad de Talca dijo que como corporación han hecho un esfuerzo permanente por ofrecer el mejor servicio a las personas para sus mascotas y también se dedican a fiscalizar la instalación de chip en las mascotas.

“En estas condiciones cuando un sujeto que no posee la idoneidad se presenta falsamente no solo ante los particulares sino también ante la entidades públicas que tenemos la responsabilidad de velar por esto, nos hace caer en una vergüenza ciudadana por ser los cómplices involuntarios de esta irresponsabilidad”, comentó.

En el relato de los hechos, el ministerio público relató cómo era el modus operandi de estos sujetos, por cuando en muchos de los casos que terminaron en negligencias, se utilizaron medicamentos como la ketamina, que no son de acceso libre.

Sobre este último punto fue posible establecer que su hermano, Sergio Aguilar Osores, quien también se hacía pasar por veterinario sin serlo, era quien proveía o facilitaba la adquisición de las drogas, ya que se desempeñaba como vendedor de la Veterinaria Aliagro, y es desde allí de donde provenían dichos productos incautados por la PDI.

Finalmente el juez señaló que la libertad de ambos imputados al tenor de los antecedentes incriminatorios preliminares que se expusieron en la audiencia, es un peligro para la seguridad de la sociedad, por lo que se decretó orden de ingreso a un recinto penitenciario mientras transcurran los tres meses que durará la investigación.