En una investigación desarrollada por la Universidad de Cambridge, señalan que las baterías pueden ser más rápidas y seguras.

Las baterías recargables son un avance tecnológico que está permitiendo prescindir cada día de combustibles fósiles para realizar actividades, pero también ha abierto una nueva era para la comunicación, permitiendo tener dispositivos de comunicación con cargas cada vez más prolongadas en los aparatos móviles. 

Pero según explican investigadores de la Universidad de Cambridge, para comprender bien cómo mejorar el funcionamiento de las baterías con iones de litio, hay  observar las transiciones de fase en el ciclo de carga-descarga, identificar los “límites de velocidad” en tiempo real y luego descubrir hasta qué punto las celdas de la batería pueden recibir una carga sin destruir la batería.

 

En un artículo publicado en la revista Nature, los investigadores señalan que han desarrollado una técnica de bajo costo para observar el interior de las baterías de iones de litio. Gracias a ello, han podido rastrear el transporte de iones en las baterías en funcionamiento y obtener información sobre cómo diseñar baterías capaces de recargarse en minutos.

 

El equipo ha logrado observar las transiciones de fase en el ciclo de carga-descarga, identificar los “límites de velocidad” en tiempo real y luego descubrir hasta qué punto las celdas de la batería pueden recibir una carga sin destruir la batería, para evitar que esta se sobrecargue y explote. 

“Descubrimos que existen diferentes límites de velocidad para las baterías de iones de litio, dependiendo de si se están cargando o descargando”comentó el Dr. Ashkay Rao del Laboratorio Cavendish de Cambridge, que dirigió la investigación.

 

Se trata de poder intervenir de la forma más eficiente a las partículas “activas”, que son las que almacenan o liberan la energía, lo que puede revolucionar totalmente el tiempo de carga y la seguridad de los dispositivos. 

Esta nueva técnica puede ayudar al desarrollo de una velocidad de carga mayor en dispositivos más grandes, como automóviles o drones.