Más de 150 paquetes de Amazon llegaron por error a la puerta de la casa de una mujer de Nueva York, Estados Unidos. Como todo fue una confusión, la compañía decidió que se quedara con ellos, pero ella prefirió donar el contenido de los paquetes a su comunidad.

De acuerdo a CNN, Jillian Cannan comenzó a recibir los paquetes el 5 de junio de 2021 y pensó que uno de los socios de su negocio los estaba pidiendo por ella.

“Pensé que mi socio había ordenado algo para nuestro estudio que estábamos esperando en un pedido pendiente”, aseguró Jillian Cannan.

“Así que los abrí para compactar las cajas y me di cuenta de que eran soportes para mascarillas”.

Cannan se comunicó con su socio para averiguar por qué había ordenado tantos paquetes, pero descubrió que ni ella ni su compañero realizaron el pedido. “Así que vuelvo a salir y reviso las cajas y es mi dirección, pero no mi nombre”, relató.

Decidieron comunicarse directamente con Amazon y la compañía les respondió que se trataba de un error. Les pidieron que enviaran un informe sobre la confusión y les permitieron que se quedaran con los envíos, reseñó Univisión.

Los paquetes de Amazon seguían llegando

Sin embargo, los paquetes continuaron llegando al frente de la casa de Cannan, multiplicándose con mayor frecuencia y ya venían incluso de otras compañías como UPS o el mismo servicio postal del país.

Jillian Cannan decidió llamar de nuevo a Amazon para encontrar una explicación, pero nadie logró explicar si se trataba de una estafa o de un error. A pesar de que lo intentaron, la compañía no logró detener el envío de los paquetes.

Desde su perfil de Facebook, decidió relatar lo que le sucedió y explicó en una publicación que “entonces empezaron a llegar estibas en camiones de carga a nuestra entrada”.

Le permitieron quedarse con los paquetes

Luego de indagar el origen de los paquetes, Amazon logró resolver la situación y los envíos a la casa de Cannan se detuvieron. No obstante, la causa de la confusión no se detalló al público.

Como la compañía decidió no quitarle los paquetes a Cannan, la mujer en conjunto con su socio decidieron darle un buen uso a los soportes para niños y crearon kits de máscaras de bricolaje para los pacientes de un hospital infantil cercano. Otras clínicas también se sumaron a la iniciativa.