La diputada Camila Flores (RN) presentó un proyecto que busca generar lugares solo para fumadores en las playas de mares, ríos y lagos de Chile, a través de una incorporación a la ley N°19.419 que regula las actividades relacionadas con el tabaco.

De acuerdo con la organización internacional Ocean Conservancy, una sola colilla de cigarrillo puede contaminar hasta cincuenta litros de agua potable, por la enorme cantidad de sustancias que la componen, como la nicotina, el alquitrán, el arsénico, el plomo y los hidrocarburos poliaromáticos.

Una vez que se desintegran, se convierten en micropartículas, que se esparcen rápidamente en el suelo o en el agua confundiendo a los peces y a los mamíferos marinos, que las comen como si fueran alimento, alterando su ciclo biológico y provocando en gran parte de los casos su muerte.

Las colillas de tabaco están compuestas por componentes derivados del petróleo, representando entre un 30 y un 40 % aproximadamente de todos los residuos recogidos cada año en la limpieza urbana y en la de las playas a escala internacional, según lo reportado por Infobae a diciembre del año 2019.

“Consideramos oportuno continuar el camino hacia la descontaminación de los espacios de acceso público, entregando una señal potente a la población en miras a proteger estos lugares, pudiendo delimitar los espacios para fumadores (que son en consideración a la población nacional un porcentaje menor) para entregar mayores espacios descontaminados a los ciudadanos y proteger cada vez más al medioambiente y nuestra flora y fauna”, explicó la legisladora.

Cabe resaltar que según la Encuesta Nacional de Salud (2016-2017) del Ministerio de Salud sobre enfermedades de los chilenos, las personas fumadoras representaban un 33,3% de la población a nivel nacional, siendo una cifra aún bastante elevada pese a la disminución en el porcentaje en comparación a años anteriores.

Esto último, se debe en parte a las políticas restrictivas existentes e impulsadas por los Gobiernos de los últimos periodos buscando incentivar la existencia de espacios de uso común libres de contaminación como las restricciones para fumar en restaurantes y recitales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en referencia al consumo de tabaco y la pandemia por Covid, ha indicado lo siguiente: “El consumo del tabaco es además, un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por covid”.

“Los datos de investigación disponibles hasta la fecha parecen indicar que los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa de este virus”, sentenciaron.