También dijo que hay casos de “diputados que envían a sus hijos o nietos a clases, pero presentan proyectos de ley que prohíben abrir establecimientos”.

El ministro de Educación, Raúl Figueroa, criticó la postura de algunos alcaldes frente a la apertura de colegios para que los estudiantes puedan volver a clases presenciales. 

El secretario de Estado afirmó que algunos de ellos incluso envían a sus hijos a clases, pero se niegan igual a abrir los establecimientos.

“Se da una dicotomía bien lamentable de alcaldes que envían a sus hijos a clases, pero no hacen los esfuerzos para abrir sus colegios, y de diputados que envían a sus hijos o nietos a clases, pero presentan proyectos de ley que prohíben abrir establecimientos. Y eso no es más que una muestra, en algunos casos, de la desconexión que existe respecto de las verdaderas necesidades de los ciudadanos”, declaró en entrevista a con La Tercera.

De acuerdo al ministro, muchos sostenedores municipales han señalado en privado a su cartera que “las presiones que tienen dentro de sus comunas son muy fuertes para no dar pasos hacia la apertura”. 

Y agregó: “Hay una resistencia orgánica en los dirigentes de ese gremio que lamentablemente impacta con mucha fuerza, porque el Colegio de Profesores tiene mayor fuerza política en el mundo municipal y eso los alcaldes, ciertamente, lo reciben”.

 

En ese sentido, explicó que “el deterioro en los aprendizajes y en el desarrollo socioemocional de niños y jóvenes que ha generado la pandemia hace que la apertura sea necesaria, urgente y además posible“.

Figueroa destacó que hay ejemplos de jefes comunales que están “muy comprometidos con el proceso educativo”, pero lamentó que también hay “muestras de responsables de la educación municipal que han ido dejando esta prioridad más bien de lado y estuvo muy marcado por el proceso electoral”.

Sin embargo, aseguró que hoy “la actitud es diferente, mucho más proclive a tener los establecimientos abiertos”.