“Me habían dicho que no subiera nada, que me quedara callado con esto, pero no me voy a estar quedando callado”, manifestó el edil electo, quien “bromeó” con los femicidios.

Camilo Para Soto, concejal electo en Til Til, generó polémica y repudio luego de hacer un llamado a cometer violencia contra la mujer. Luego de filtrarse su polémico video en redes sociales, distintas autoridades condenaron el hecho y anunciaron posibles acciones legales.

En el comentado registro, el edil pidió cometer femicidios o actos de violencia, para que el sector El Manzano «deje de ser tan aburrido. No se escucha nada, ni un alma volando, nada. Incentivemos el golpe intrafamiliar. Por favor, vecino, péguele a su esposa, ponga la radio fuerte. Es demasiada la tranquilidad y necesitamos un poquito de adrenalina».

A tal punto escaló la molestia, que el propio Para Soto optó por disculparse el viernes pasado. «La cagué, porque no medí las consecuencias de lo que hablé y pido las disculpas correspondientes, no soy una persona mala que incentiva el odio», reconoció a través de redes sociales. Además, indicó que «fue una humorada que se filtró».

Segundo video

Durante las últimas horas, el concejal volvió a compartir un video para abordar la situación. «Me habían dicho que no subiera nada, que me quedara callado con esto, pero no me voy a estar quedando callado. A nivel internacional me han hecho pebre y han subido videos que se nota la edición. Fue una broma en cuatro paredes, que alguien filtró», lamentó.

Junto con afirmar que ya conoce el origen de la filtración -y que, según explicó, tendría intenciones políticas- el joven reiteró sus disculpas «por mi humor imbécil que hago, es parte de mi personalidad. La gente que me conoce sabe que me bromeó a mí mismo, entonces es eso. Creo que el país debiera preocuparse de cosas más importantes, como que no le paguen a los doctores, que al personal de la salud se le ha hecho hostigamiento (…) preocúpense de que la gente haga la pega, los concejales que están y que no han hecho nada».

«Aunque me hagan hostigamiento, no les tengo miedo. Si me matan, voy a pasar directo al cielo y no voy a hacer fila. No le temo a la política. Yo vine a este mundo a ayudar y siempre lo he dicho. Eso es lo que voy a hacer. No a robar. Así que no voy a renunciar y voy a luchar por mi gente», añadió.

«No se puede crucificar»

Además, reveló amenazas de muerte en su contra. «Hablan de no incitar al odio. Lo mío fue una estupidez, una parodia. Mala parodia, obviamente, que ya se pidió perdón, pero la misma gente de sus bandos han dicho que me van a matar. El chileno se aterra con esto y vieran los mensajes que me llegan. Me han tenido encerrado porque andan buscándome, prácticamente, para matarme», añadió.

Finalmente, indicó que «soy un ser humano, tengo todo el derecho a embarrarla. Es mi vida privada. Si bien uno la embarra a veces, no se puede crucificar».