Funcionarias de Gendarmería registraron la encomienda que iba dirigida a una interna del Centro Penitenciario Femenino (CPF) de Santiago.

Un exhaustivo trabajo por parte del personal encargado de revisar las encomiendas que ingresan al Centro Penitenciario Femenino (CPF) de Santiago, evitó la entrada de droga a la unidad penal.

 

La situación fue descubierta por la gendarme Valeria Muñoz, quien registró el paquete dirigido a una de las internas.

Gracias a su labor, la funcionaria impidió el ingreso de 53 gramos de marihuana y 106 gramos de pasta base de cocaína, droga que venía oculta al interior de toallas higiénicas.

«Con este actuar queda demostrado el profesionalismo del personal de esta unidad penal, lo cual nos insta a estar más alerta a las distintas modalidades de ingreso de sustancias prohibidas, que puedan vulnerar la seguridad del recinto penal o alterar el régimen interno en general del establecimiento», destacó la teniente coronel Elizabeth Pinto, alcaide (s) del CPF.

Detenida

Luego de la incautación, la mujer que portaba la encomienda fue detenida y los antecedentes fueron puestos a disposición del Ministerio Público.