El complejo volcánico Laguna del Maule presentó el pasado viernes un enjambre sísmico de 156 eventos en media hora, mientras que la zona se mantiene en alerta amarilla.

Según detalló Sernageomin en sus redes sociales, el fenómeno está asociado a fracturamientos de rocas, localizados a siete kilómetros al centro de la laguna, de acuerdo al Reporte Especial de Actividad Volcánica (REAV) del 14 de mayo.

Actividad sísmica “un poco por sobre su nivel normal”
El jefe de la red nacional de vigilancia volcánica de Sernageomin, Álvaro Amigo, señaló en Las Últimas Noticias que el complejo volcánico lleva “varios meses de actividad sísmica que está un poco por sobre su nivel normal, con enjambres de disparos sísmicos”.

En ese sentido, aseguró que esto coincide con “un aumento de la tasa de deformación en la parte sur de la laguna, que se ha detectado desde hace más de diez años, aunque tiene fluctuaciones”.

“Estamos en una etapa de alza de esta deformación, que ronda los tres centímetros por mes, que es bastante elevada”, agregó.

Elevada desgasificación

Además, en la parte sur de la laguna hay una zona con alta desgasificación, lo que para Amigo proviene de “un cuerpo de magma que se está inyectando a unos cuatro a cinco kilómetros de profundidad”.

Al respecto, explicó que el enjambre sísmico, el aumento de la tasa de deformación y la desgasificación, son parte del mismo fenómeno de la “llegada de material volcánico nuevo” a esa profundidad de cuatro a cinco kilómetros.

Vigilancia

“La pregunta fundamental es determinar si ese almacenamiento de material volcánico puede subir a superficie y generar una erupción volcánica“, indicó Amigo.

El subdirector nacional de geología de Sernageomin, Alejandro Cecioni, sostuvo que se realiza una evaluación constante, gracias a que la Laguna del Maule tiene diez sitios de monitoreo constante, del tipo sísmico, geodésico, visual y, eventualmente, de vigilancia geoquímica, para “medir la concentración de dióxido de carbono” en la zona de desgasificación.

Posibilidad de erupción volcánica

Por su parte, Álvaro amigo reconoce que “no es algo normal que tengamos esta cantidad de enjambres sísmicos” en el último tiempo.

Asimismo, dijo que eventualmente el fenómeno podría aumentar, y de ser así podría generar las condiciones para “la inminencia de una erupción volcánica”.

“La tasa de erupción es bastante alta en los último miles de años y es esperable alguna en el futuro”, advirtió.