Un llamado para que en la nueva Constitución se garantice el derecho a una educación superior de calidad, inclusiva, equitativa y que promueva oportunidades de aprendizaje para todas y todos, efectuó el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, durante la Ceremonia de Inauguración del Año Académico 2021 que se realizó este jueves 8 de abril de manera online.
«Esperamos que el Estado tenga un rol más activo en garantizar derechos, entre otros el garantizar el acceso a una educación superior de calidad. (…) El Estado Chileno debe dar garantías constitucionales en tal sentido, reconociendo a sus universidades distribuidas a lo largo de toda la geografía del país como plataforma de oportunidades formativas, de igualdad de oportunidades para los jóvenes y como referente de calidad del conjunto del sistema», afirmó la autoridad.
 El rector recalcó además que este derecho se observa en la gran mayoría de las Cartas Magnas de democracias modernas, y también en diversos tratados internacionales de los cuales nuestro país ha sido parte.
 En este mismo sentido, señaló que, en la actual Constitución, solo se implementa un sistema de financiamiento a la educación obligatoria parvularia, básica y media, pero no para la educación superior, lo que espera cambie con esta nueva Carta Fundamental. 
Rojas agregó que, como parte de los actores de la educación pública, «tenemos la expectativa que la nueva Constitución sea la oportunidad para establecer un nuevo pacto social con el objetivo de recuperar y renovar principios y derechos que hagan de nuestra patria más justa y equitativa».
 Clase Magistral
La clase magistral estuvo a cargo del reconocido psiquiatra y psicoanalista León Cohen, profesor de la Universidad Católica, quien habló sobre la educación superior y los desafíos postpandemia a través de un relato poético de lo que vive la sociedad durante esta crisis. 
El especialista sostuvo que hay varias maneras de enfrentar de buena forma este período complejo que vivimos y la principal de ellas es la solidaridad. «Esta solidaridad debe partir desde nosotros mismos, si nos ayudamos al conocernos más, aceptando y permitiendo que algunas de nuestras partes sean contenidas, podremos tolerar mejor esta pandemia terrible y sus consecuencias diarias, si uno no empático con uno mismo, difícilmente lo será con los demás», manifestó.
 «La solidaridad es red, es ligazón, es generosidad, es la capacidad de pedir ayuda, es aceptar las limitaciones propias y dejar la arrogancia, es evitar la descarga abusiva con el otro y colaborar con él, es reconocer que no se puede alcanzar lo perfecto o todo lo que uno quiere, es saber que la frustración durará, pero que tampoco es tolerable someterse ciegamente a lo explotador, tenemos entonces que dialogar, buscar la empatía y siempre tener esperanza», concluyó.
 Medalla
Durante la ceremonia se entregó además la Medalla Al Mérito Abate Molina 2020 al presidente del directorio de Productos Fernández S.A., Manuel Fernández Godoy, por su compromiso social y aporte al desarrollo económico tanto a nivel local como nacional.
El rector de la UTAL valoró la entrega de este reconocimiento a quien por largo tiempo ha liderado una empresa icónica para la Región del Maule. 
«No solo es una persona que destaca por una visión innovadora, sino también porque ha hecho de la responsabilidad social parte de su sello, lo que se refleja en la organización que preside, cuyos valores están sustentados en la cooperación, perseverancia, integridad y preocupación por el medio ambiente», subrayó el rector.
El empresario maulino agradeció el reconocimiento y destacó el vínculo que se ha generado entre su compañía y la universidad, quienes se encuentran realizando una serie de iniciativas conjuntas. «Queremos ir mejorando siempre con respeto a algunas técnicas antiguas y avanzando en tecnologías, nuevos sistemas y aplicaciones que nos ayudan a avanzar. Somos fanáticos de la innovación, y en eso radica parte de la relación con la Universidad de Talca», señaló Fernández.
 Cuadragésimo Aniversario
Respecto al inicio de este año académico, el rector Rojas realzó el alto crecimiento logrado por la UTAL, considerando que este año cumple cuatro décadas de vida autónoma. «Somos una institución sólidamente consolidada, que junto a otras tres universidades públicas detentan una acreditación de excelencia, y que en los diferentes rankings aparece entre las 6 o 7 mejores del país», indicó.
 En este sentido señaló que la institución aporta sustantivamente a la formación de profesionales de excelencia y de capital humano avanzado, estableciendo sólidas redes bidireccionales con la comunidad, entregando innumerables oportunidades de desarrollo personal a miles de personas y promoviendo la descentralización de las artes y de la cultura de manera efectiva y comprobable.
La autoridad además agradeció el trabajo diario de la comunidad universitaria, que este año debe afrontar nuevamente la pandemia, que ha traído cambios irreversibles y que son parte de los desafíos que deben asumir las instituciones de educación superior.
 «Hoy en materia de formación asistimos a un avance progresivo de espacios abiertos toda vez que la transformación digital de las universidades trae consigo el fin de las barreras físicas que limitaban la movilidad y la atracción de personas», señaló la autoridad.