El escritor contó que hace un mes le diagnosticaron la enfermedad.

Durante la noche de este miércoles, Pablo Mackenna fue el invitado al nuevo capítulo del “De tú a tú”, donde realizó una confesión desconocida públicamente hasta ahora.

En medio de la íntima charla, el ex rostro de “CQC” contó que hace un mes le descubrieron un cáncer a la vejiga.

“Me descubrí, de suerte y a tiempo, pero igual es una palabra que en mi caso y en mi familia es bien brava. Mi papá se murió de cáncer, mi abuelo se murió de cáncer”, contó de entrada en el programa de Canal 13.

Y en ese mismo sentido, contó que tras orinar con sangre un día, decidió realizarse unos exámenes, los cuales finalmente arrojaron el diagnóstico. Según relató, la enfermedad fue causada por el cigarro.

Además, el escritor reveló cuál fue su reacción al enterarse de la noticia.

“Es un fantasma que te viene persiguiendo hasta que se personifica y quedas para adentro. Me fui a mi casa y decidí no contarle a nadie (…) Finalmente tuve mucha suerte y era muy superficial pero esa noche hice dos cosas. Me metí a internet –que recomiendan no hacer- y traté de separar la paja del trigo, soy matemático y me metí en porcentajes sobre vida. Y me puse a buscar pasajes para África para llevar a la Rosa, al tiro, porque le había prometido que la iba a llevar a conocer las jirafas y los elefantes. Esos fueron mis primeros dos pensamientos”, afirmó.

Afortunadamente, Mackenna pudo ser rápidamente intervenido. Eso sí, el procedimiento no fue el más amigable.

“La operación es muy desagradable, absolutamente insoportable. Yo estoy dispuesto a que me toqueteen muchas cosas pero no por dentro. No estaba preparado para eso. Y el post operatorio, después de que te toquetearon, es desagradable, o sea, por qué no te tajean, por qué no entran por otro lado. Bueno, se supone que es el mejor camino. Se supone que es un camino, yo nunca hubiera dicho que es un camino”, complementó.

Tras cartón, contó que en la operación descubrieron que el tumor cancerígeno era superficial, que solamente estaba en la mucosa y, por tanto, tiene que controlarse cada seis meses. Además, debió dejar de fumar, hábito que está intentando de cambiar.

“Siempre la muerte era una cosa que estaba allá, ahora está acá. Cambia la perspectiva, o sea yo tengo esta casa en la playa que me encanta y tengo muchas razones para estar acá pero si me pudieran tirar en algún lado me gustaría que me tiraran en la cordillera”, cerró.