En el último tiempo Carabineros ha estado trabajando en diferentes cambios al interior de la institución, los cuales van desde modificaciones en las jefaturas hasta los protocolos de actuación.

Dentro de este contexto, la imagen de la institución también se verá afectada, ya que se está trabajando en cambios en el uniforme.

De acuerdo a información de La Tercera, el Alto Mando de Carabineros, a través de la Dirección de Logística, viene trabajando en el uniforme hace algunos meses, buscando entregar mayor comodidad a los funcionarios que están desplegados en labores operativas.

Otro de los objetivos es marcar un cambio visual de la tenida policial. Sin embargo, no se contempla cambiar el color verde característico de la institución.

Cabe destacar que están elaborando una encuesta interna por parte del Departamento L2 hacia el personal para conocer su opinión al respecto.

¿Qué dijo Carabineros?

En el mismo medio señalado, el jefe de la Dirección de Operaciones Policiales, general Enrique Bassaletti, explicó que: “En los primeros 70 años de la institución los uniformes fueron bastante conservadores. Después, del 2000 en adelante ha habido progresivamente una necesidad de incorporar características más funcionales a la labor operativa, como el reemplazo de las chaquetas por casacas y desprenderse, por ejemplo, de las correas que iban cruzadas por sobre el uniforme”.

“El cambio que preparamos ahora se da en el marco de la modernización, donde habrá modificaciones estructurales por supuesto, pero que también requiere de una nueva imagen, que proyecte una policía más visible”, detalló.

¿Cómo será el uniforme?

La policía pretende tener un calzado tipo botín que sea flexible, que cuente con protección especial en los tobillos y que sea ligero. De este modo, dejarían de lado el zapato tradicional que utilizan en la actualidad.

Si bien aún no están definidos los nuevos diseños, la institución encargó a los agregados policiales de Inglaterra, Estados Unidos y España, levantar información sobre los uniformes que usan en esos países.

Además, se desprenderán de las camisas y corbatas cuando se encuentren en labores operativas.

“Buscamos tener una tela tipo polera, con cierre, y que tenga protección de los rayos ultravioleta, con sistema de ventilación y tiras reflectantes. Esto es muy útil al momento de hacer prevención. Ahora, es importante señalar que sí, tendremos una nueva cara, con un vestuario más acorde a las necesidades del personal, pero mantendremos el verde. Esa es nuestra esencia”, detalló Bassaletti.

¿Cuándo se realizaría el cambio? 

A pesar de que recién se está  trabajando en la etapa de evaluación y levantamiento de información, el general afirmó que para septiembre podría ya tener un diseño concreto.

“Estamos recién en la primera etapa de este proyecto, por lo que para el próximo año ya deberíamos tener todo listo. Además, también se tienen que respetar los procesos disponibles para compras públicas, dado que son tenidas para más de 50 mil funcionarios”, aseguró.

Cuando las primeras prendas estén en condiciones de usarse, Carabineros tendrá un plan piloto en una región del país.