La Fiscalía señaló durante la audiencia de formalización que los acusados “actuaron con alevosía, premeditación y ensañamiento en contra de la víctima”.

Durante esta jornada se realizó la audiencia de formalización de los dos sujetos acusados de asesinar a Emilio Jara, niño de 12 años que fue hallado muerto el pasado viernes en un pozón de Longaví, en la Región del Maule.

Rubén Soto Guerrero y Gerald Repetto Soto fueron imputados por el delito de violación con homicidio, por lo que se determinó la medida cautelar de prisión preventiva, que durará los cinco meses de plazo que se establecieron para la investigación.

El fiscal regional, Julio Contardo, presentó los hechos y los peritajes forenses en torno al crimen del niño, que respaldaron la tesis de la participación directa de ambos sujetos.

En tanto, la fiscal Carmen Gloria Caamaño aseguró que “los imputados actuaron con alevosía, premeditación y ensañamiento en contra de la víctima”.

A esto se suma que ambos imputados, de 18 y 27 años, residentes de la Región de O’Higgins, cuentan con antecedentes penales.