Desde su hogar en Doral, un verdadero “museo” de Don Francisco, el reconocido animador adelantó que este será su último año como protagonista de la Teletón.

Ayer en el programa De tú a tú, Don Francisco abrió las puertas de su mansión en Miami. 

Martín Cárcamo se trasladó hasta Doral, en el estado de Florida, para conversar con el animador de televisión más importante que ha tenido Chile y el más reconocido por Iberoamérica: Mario Kreutzberger.

Mario Kreutzberger cuenta que vive allí hace 25 años con su pareja, pero que la tienen en venta ya que a sus 80 años planea irse a un departamento.

“¿Por qué te dejaste las canas?”, pregunta Cárcamo luego de hacer ver que el animador ha bajado diez kilos.

Mario cuenta que en cuarentena su peluquero fue para la casa y le preguntó si le teñía el pelo.

—Le dije “nunca más».

Luego siguió: «Voy a cumplir dentro de pocos meses 80 años y yo tengo que asumir mi edad».

«Este soy yo. Tuve que hacer muchas concesiones en mi vida para poder mantenerme en lo que ha sido la pasión de mi vida que es comunicar», agregó.

«Si te hago la entrevista como Mario no la ve nadie»

Algo de su nueva apariencia se pudo ver en la última Teletón.

Aquella aplazada por el estallido social y realizada con estrictas normas sanitarias en medio de los primeros meses de crisis sanitaria.

El animador comenta que “fue difícil hacerla, fue difícil convencerlos a todos de la necesidad de hacerla”.

—Al final se hizo y tuve que transformar el living de mi casa en un estudio y yo creo que si se pregunta, pienso que hemos hecho la primera Teletón virtual.

Don Francisco lleva más de un año encerrado y confiesa que acudió a un psiquiatra para entenderse mejor.

“Ahora tengo que vivir mucho más con ese Mario Kreutzberger, que no es ni tan alegre ni cuenta chistes, ni es tan rápido”, confiesa.

“Yo no hablo tan rápido como estoy hablando aquí, si yo te hago la entrevista como Mario no la ve nadie. Esa es la verdad”, dice riendo.

“Nunca ha pasado un peso de la Teletón por mis manos

Don Francisco dice que el solo hecho de haber tenido la oportunidad de trabajar en la Teletón, “me dio una satisfacción tremenda”.

“De haber podido compartir con tanta gente un éxito nacional que no se ha repetido en otro lugar», dice.

«Que hemos podido atender a tanta gente y que hemos podido poner a la discapacidad en el mapa de Chile, para mí ha sido muy satisfactorio”, asegura.

Según Don Francisco, le ha dedicado muchas horas de su vida.

“Muchas horas de mi trabajo porque siento que me hizo mejor persona, porque eso me hizo grande internamente, me hizo crecer”, complementa.

Martín le pregunta su opinión ante las críticas y las acusaciones que hay alrededor de los dineros de la Teletón.

Serio, Don Francisco dice que “es una estupidez de gallos que no saben y no entienden”.

«La verdad es que esto se hace con el alma», se apura en decir.

«Nunca ha pasado un peso de la Teletón por mis manos. Nunca, ni va a pasar», asegura.

«Somos pasajeros»

El animador cuenta que siempre va a seguir colaborando con la Teletón, pero que este año quiere hacer algo distinto.

“Tiene que aparecer un nuevo grupo para hacerse cargo de la responsabilidad que tiene Chile hacia la Teletón”, dice.

¿Será su último año con un rol protagónico en la Teletón?

“Yo creo que sí”, responde el comunicador.

“Porque estoy en una edad y esto requiere mucho esfuerzo, mucho trabajo y por cualquier cosa, tiene que haber otra manera, otra fórmula”, argumenta.

“Yo creo además que hoy día el mundo ha cambiado y la Teletón se tiene que respaldar en su marca, en su nombre, en su prestigio y no en las personas”, agrega.

Luego, Don Francisco reflexiona: “Nosotros somos pasajeros, el nombre es el que se tiene que quedar”.