El ministro de Educación, Raúl Figueroa, se refirió este lunes 22 de febrero al retorno a clases presenciales estipulado para el 1 de marzo, según el calendario fijado por el propio Mineduc.

En las últimas semanas, tanto el Colegio de Profesores como algunos alcaldes han tomado la postura de aplazar esta medida y comenzar el año escolar en modalidad online, como se venía haciendo durante el 2020.

Ante esta situación, Figueroa fue enfático en señalar que «estaremos permanentemente acompañando y orientando a todos los establecimientos del país para que puedan cumplir adecuadamente con todas las exigencias sanitarias que permitan entregarle a la comunidad educativa la confianza y la seguridad de poder ir recuperando la presencialidad en los establecimientos».

«Creemos que es fundamental que sean los padres que tomen la determinación de ir incorporando a sus hijos a las actividades presenciales», recalcó el ministro.

Asimismo, explicó que «estamos convencidos que la presencialidad de manera segura, gradual y flexible, es positiva para los alumnos, pero son los padres que en definitiva deben tomar esa determinación«.

Disponibilidad de los establecimientos

El secretario de Estado no se quedó allí y expuso que «es positivo que los establecimientos educacionales hagan el esfuerzo y estén disponibles para que sean los apoderados quienes puedan elegir».

«Para que los padres puedan ejercer la opción de enviar a sus hijos a las actividades presenciales es fundamental que tengan la posibilidad de que su establecimiento esté abierto y disponible», aclaró.

«Lo peor que podría pasar es que un apoderado quiera enviar a su hijo a clases presenciales y no lo pueda hacer porque su establecimiento no está disponible».

Share This