Pasan los días desde que se notificó la desaparición del menor en Arauco y centenares de personas han buscado a la redonda. Aunque tampoco se descarta que el pequeño se haya acercado a la carretera que une San Víctor con Quiltren. “Devuelvan a mi hijo, por favor”, pidió la madre.

Ya van más de 40 horas. El tiempo pasa y, con ello, cada vez el escenario se hace más complejo. El miércoles (17 de febrero) por la tarde, alrededor de las 16:40, un niño de solo tres años y siete meses de edad, llamado Tomás Bravo, fue reportado como extraviado luego de haber participado en actividades campestres junto a su tío abuelo, Jorge Vargas, en la comuna de Lebu, Región del Biobío.

En concreto, el niño se habría extraviado en el sector Caripilún, por la costa en la Ruta P-40, a la altura del Puente El Molino

El niño traía puesto un polerón naranjo, pantalón azul y zapatillas celestes, colores que destacan en un entorno de pastizales y árboles. Además, salió con el envase de un nutritivo Chamyto en la mano.

En el sector hay quebradas y un riachuelo. El bosque fue explotado hace unos meses atrás, por lo que hay más arbustos que árboles. Hay algunos riscos, aunque no de gran profundidad, y no en el radio más cercano al menos.

A causa de los trabajos de la forestal que opera en el sector, hay ramas y troncos en el suelo, generando una “basura” que dificulta las indagatorias.

Distintas hipótesis

El niño fue reportado como desaparecido cerca de las 20:00 horas de ese día, iniciándose una compleja búsqueda a cargo de familiares, amigos, voluntarios y equipos de emergencia. Perros especializados provenientes de Santiago y vuelos en helicóptero han sido parte de las indagatorias.

En total, más de 700 personas se esfuerzan en encontrarlo.

El prefecto Carlos Sanhueza, jefe subrogante de la PDI Biobío, aseguró que «como institución estamos muy implicados en el caso». Además, detalló que se maneja «más de una hipótesis» en la desaparición del menor.

Según Sanhueza, “ustedes podrán comprender que es un sector rural, que la situación geográfica ha sido adversa al trabajo en terreno pero no obstante a ello nosotros estamos acá, posicionados”.

Hasta hoy, se estimaba que ya se han revisado cerca de seis kilómetros a la redonda.

“No me atrevería a dar ningún juicio ante la recopilación de los antecedentes que tenemos”, actualizó, “no hay detenidos y estamos en el proceso investigativo”.

En tanto, Alejandro Arévalo, del cuerpo de Bomberos de San Pedro de la Paz, dijo que «estamos haciendo un cálculo de cuánto pudo haber caminado el niño», pero destacó que es poco probable “que haya podido avanzar más de 5 kilómetros considerando su corta edad».

Las sospechas del padre

Moisés Bravo, padre del menor, dijo que no han dejado de buscar, los únicos momentos de pausa han sido para ser entrevistados por personal policial.

“De verdad, todo el dolor que tengo yo es inexplicable”, dijo el hombre.

“Lloré, grité, de hecho siento que tengo hasta los ojos secos. Tengo la garganta adolorida de tanto gritar su nombre, de buscarlo entre ramas, palos y zarzas. Incluso en los lugares donde ni los animales tienen acceso”, relató.

El tío abuelo del niño, Jorge, contó que perdió de vista durante solo unos minutos, cuando se acercó a prestar ayuda a una vaca que se había perdido en una hondonada.

Según su relato, mientras fue donde el animal, perdió de vista al niño por solo unos minutos y, cuando volvió, Tomás ya no estaba. Lo llamó, gritó y no apareció. El hombre no descarta que el niño haya caminado solo hasta la carretera.

El padre del niño, Moisés Bravo, puso en duda la versión de Jorge. «Es entendible que él (Tomás) se haya devuelto y quizá haya querido ir a su casa, pero de verdad no me explico cómo un adulto sale con un niño en busca de los animales, ¿Qué aporte le va a dar?¿Para qué lo deja solo si quiere ir solo?».

«Son siete minutos los que dice él, no sé cómo son siete minutos, si es que andaba mirando la hora o andaba con cronómetro, de verdad no sé, no me lo explico, no me cabe en la cabeza», agregó. “En vez de avisar fue a Arauco a verse el tarot. Después de eso avisó”.

En conversación con el matinal de CHV, el padre estimó que el tío abuelo fue a verse la suerte alrededor de las 11:00 de la mañana. “Quiere decir que el niño estaba desde temprano desaparecido”, a pesar de que el niño se notificó como desaparecido varias horas después.

El progenitor no entiende por qué no corrió a avisar de inmediato: “Cualquiera se va desesperado a la casa a decir lo que pasó”, dijo.

—Después que uno le pregunte críticamente: ‘¿Dónde está mi hijo?’, ‘¿donde lo tienes?’, y que responda nulo o ‘no sé’, no es una respuesta de verdad —cerró.

 

Esperanza y desesperación

Durante el viernes por la mañana, Elisa Martínez, abuela materna de Tomás, se refirió a las declaraciones del progenitor: “No sé cómo él sabe tanto si no tiene contacto con nosotros”. También,aseguró que los dichos paternos son falsos, porque el tío abuelo “avisó de inmediato” respecto a la desaparición. “Mi hermano (Jorge) ha sido más papá que él de mi nieto», declaró.

Hoy, el tío abuelo fue entrevistado en la Fiscalía. Hasta ayer, todas las declaraciones que habían dado familiares a personal de investigación, habían sido en sus respectivas casas.

Elisea Salazar, madre de Moisés y abuela paterna de Tomás, fue entrevistada sobre
los ataques que ha recibido la familia materna del niño, y negó cualquier posibilidad de que los integrantes de su lado sanguíneo tuvieran alguna relación con esos hechos.

“Nosotros estábamos en el campo, en la montaña, buscando al hijo, toda mi familia, cuando dijeron que estaban atacando la casa de la abuelita (materna) de Tomás”, dijo. “La gente está presionando porque quieres saber dónde está el niño».

Se presume los responsables habrían sido vecinos del sector.

La madre del menor, Steffy Gutierrez, dijo que «yo creo que él fue al camino y alguien lo encontró, porque ¿cómo nadie lo ha pillado?.

Encuentro que es difícil que se haya perdido, mi hijo es muy inteligente, yo sé que alguien lo tiene».

De hecho, Gutierez pidió que “me devuelvan a mi hijo, por favor. Haremos lo que sea, no vamos a hacer nada, pero quiero a mi hijo de vuelta, por favor».

Share This