Expertos indicaron que dicho tratamiento es más efectivo que los que hacen por la nariz para detectar la enfermedad.

China comenzó a usar hisopos anales para detectar el COVID-19 en aquellos que tienen alto riesgo de contagiarse.

Li Tongzeng, médico del hospital Youan de Beijing, dijo al medio estatal CCTV que el método se empezó a aplicar porque «puede aumentar la tasa de detección de personas infectadas», agregando que los rastros del virus permanecen más tiempo en el ano que en el tracto respiratorio.

Pese a que el método aún «no es conveniente», provocando que todavía no tenga mayor aceptación, los expertos respaldan su uso en desmedro de las pruebas por la nariz.

Por ello es que la semana pasada los funcionarios tomaron muestras anales en lugares donde hay casos confirmados de COVID-19 en Beijing, informó The Guardian,

Además, el tratamiento se está aplicando en las residencias sanitarias donde han llevado a las personas a realizar la cuarentena designada.

No obstante, la CCTV dijo el domingo que no se generalizarán las pruebas rectales porque «no son lo suficientemente prácticas».

Debido a brotes pequeños y localizados al norte de China, varias ciudades han quedado aisladas del resto, generando campañas de pruebas masivas, las cuales en su mayoría se ha realizado hisopos de garganta y nariz.

 

Share This