El brasileño Edson Araujo, un pastor evangélico, estaba a punto de enviar un mensaje de paz a sus compatriotas y seguidores, sin saber que estaba apunto de protagonizar una de las escenas más detestables que puede cometer un hombre.

En los momentos previos a su transmisión y mientras estaba ordenando sus cosas, e instalando la cámara con ayuda de su esposa, entró en cólera al consierar que la mujer había hecho mal la instalación. En ese instante, el sujeto de San Pablo, arremetió contra ella en un repudiable hecho de violencia de género.

“Estoy harto, mierda. ¡Haz las cosas bien, imbécil!”, gritó.

Déborah, la esposa, no aparece en el video, pero en el registro audiovisual se escucha claramente un ruido que bien pudo ser un golpe.

“Ordena bien el negocio”, le dijo Araujo a la mujer agredida, antes de volver a su asiento. Luego el pastor miró a la cámara con toda tranquilidad y prosiguió como si todo el episodio fuera algo tan cotidiano como ir a comprar el pan. “Acepten la paz del Señor”, dijo a sus fieles. 

Luego de la emisión del primer video, donde quedó registrado el acto de violencia, el pastor de la iglesia “Dios es Amor”, subió a la red un nuevo registro en el que aparece disculpándose por lo ocurrido. 

Sentado junto a Déborah, aparece diciendo que antes no tuvieron “ningún problema” y que su forma de reaccionar fue “de manera imprudente”. Luego y en cámara, le pidió perdón a su mujer, a sus colegas pastores y a Dios.

“Ayer estábamos en el horario de servicio, y no teníamos una posición correcta del equipo, así que me levanté y fui a tratar de ordenar, y luego terminé tirando otro celular que hace la transmisión del himno. Ese dispositivo cayó al suelo y se rompió. Entré allí de forma temeraria, de forma equivocada, que no podía actuar con esa conducta y la forma en que actué, dirigí una palabra, nunca tuvimos ningún tipo de problema”, dijo con la esposa a su lado.

Y concluyó: “Quiero aquí, de antemano, primero a Dios, quiero pedir públicamente mi perdón y el de mi esposa Deborah por mi actitud, mi error y mi fracaso. Quiero pedir perdón por mi pastor, Elías y mi familia y la de ella y todos los pastores que confiaron y permanecieron confiados en mi trabajo”.

Durante la transmisión del incómodo segundo video, la mujer mantuvo la mirada hacia abajo, con la cabeza agachada y no agradeció ni se refirió a las disculpas de su marido, en una actitud muy sumisa y que pudiera entenderse como avergonzada.

Según recordó, mientras la mujer mantuvo un absoluto silencio, han vivido juntos durante cuatro años “abrazando la obra del Señor”, y aseguró a sus espectadores la actitud violenta que quedó registrada no corresponde a su persona.

PUBLICIDAD 

GL Climatización

Servicio de calefacción, ventilación y aire acondicionado. Solicita tu visita técnica sin costo (Pincha la imagen para mas información)

Master Food Talca

Negocio familiar de comida al paso, Pizzería y Pastelería.
Dirección: 27 1/2 Oriente A, 25 Norte #3641, Villa Bicentenario Talca. (Pincha la imagen para mas información)

Share This